Que es el ralenti y por que puede fallar

Es curioso como algunos conocen las siglas de ciertos elementos del vehículo, como el de los frenos ABS (Anti-lock Braking System) y no el de ciertas funciones que son utilizadas de forma más continua, como sucede con el ralentí. Cuando se tiene el motor encendido con el vehículo parado y el embrague pisado o el cambio en neutral, ese estado es lo que se llama ralentí; es decir que son las rpm (revoluciones por minuto) que puede tener el coche sin ayudas externas y sin calarse.

En este estado el vehículo no tiene la fuerza como para moverse demasiado, en algunos casos, hay motores de mucho par motor y cilindrada que mientras están en ralentí alcanzan a movilizarse tanto como una persona caminando; lo importante es que sea suficiente para que diversos sistemas del coche se mantengan en funcionamiento. Algunas fallas generan irregularidades al ralentí que si no se atienden, podrían dejarlo varado en la vía. Entre ellas están:

Mangueras de vacío: con solo una manguera de vació que se suelte o se rompa, se genera un ralentí irregular; sin embargo, esto muy sencillo de reparar. Es algo común que ocurra por el desgaste que sufren las mangueras con el pasar del tiempo; no obstante, con revisar bien la máquina para localizar las piezas dañadas y reemplazarlas, se soluciona el contratiempo.

Filtros obstruidos: la obstrucción de un filtro también es frecuente, pero puede generar problemas más grandes que una manguera suelta. Revise bien el filtro del aire y reemplácelo si está sucio; para saber si el filtro del combustible está tapado es complicado, por ello es que casi siempre se recomienda que sean cambiados durante el mantenimiento general.

Componentes eléctricos: la tapa del distribuidor, las bujías, entre otras piezas eléctricas, pueden causar un ralentí problemático. Si ha pasado mucho del último cambio de tales partes, debe sustituirlas, ya que son elementos que suministran la energía que requiere el ralentí.

Correa de distribución: que la correa de distribución se salte un diente le ocasiona desequilibrio a la leva temporizadora, y a raíz de eso se originan varios sucesos que no permiten al motor sincronizarse como es debido. Resulta ser una reparación un tanto complicada, por lo que es mejor que sea realizada por un profesional.

Ningún coche es para toda la vida, todo tiene fecha de caducidad. Cuando ciertas averías se presentan unas tras otras, demuestran que el vehículo pide cambio. En cochesparadesguace puede venderlo y así podrá optar por otro modelo moderno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *