Ventajas e inconvenientes de las e-bikes plegables en la ciudad

En las ciudades más modernas, los medios de transporte personal han tenido un gran impacto en la forma de vida de muchas personas, un claro ejemplo de esto son las bicicletas eléctricas plegables que durante los últimos años se han convertido en uno de los medios de transporte favoritos de muchas personas por las prestaciones que ofrecen.

Estas bicicletas se caracterizan por ser un medio de transporte eficiente, pero también por su versatilidad y facilidad para guardarse en espacios y compartimientos pequeños.

Si estás interesado en este tipo de bicicletas, en el portal web topmovilidad encontrarás análisis y comparativas muy prácticos y completos de distintos medios de transportes urbanos, para que tengas toda la información que necesitas antes de lanzarte a comprar tu bicicleta eléctrica plegable.

Como decimos, una bicicleta de este tipo podría facilitarte la vida enormemente, aunque debes tener en cuenta todos los factores. Las ventajas e inconvenientes de usar una bicicleta eléctrica plegable en la ciudad pueden ser las siguientes:

Ventajas

Portabilidad

Por ser plegables pueden llevarse cómodamente en trenes, autobuses, metro, etc. Esto puede resultarte útil si debes tomar varios sistemas de transporte público para llegar a tu destino. También podrás llevarla en el maletero del coche si vas hacer turismo en otra ciudad.

Buena autonomía

La autonomía de las bicicletas eléctricas puede superar fácilmente los 40 km de recorrido, suficiente para que puedas desplazarte a tu lugar de trabajo, universidad, salir a disfrutar de un paseo y en general, moverte dentro de la ciudad. La mayoría de bicicletas plegables modernas no necesitan cargarse a diario, y con una sola carga de batería, aguantan 2 o 3 días.

No necesitas carnet de conducir

A diferencia de los scooters y motocicletas, no requieres carnet ni seguro para conducir en la ciudad, así que olvídate de los gastos por papeleo, clases y exámenes de conducción.

Amigables con el medio ambiente

Son un sistema de transporte ecológico, que no contaminan el ambiente. En las ciudades más modernas los vehículos eléctricos son una innovadora forma de desplazarse que a la vez contribuye a reducir los niveles de contaminación del aire.

Llegas rápidamente a cualquier sitio

Con una plegable eléctrica apenas necesitas esfuerzo para mantener buena velocidad de crucero, algo que te permitirá llegar más rápido a tu destino que si vas en coche, de esta manera podrás ser más puntual en tus clases, citas y reuniones.

Son una opción segura

Son un medio de transporte personal seguro, ideal para jóvenes y adultos. Tener la asistencia eléctrica permite al conductor disfrutar más del recorrido a la vez que se ahorra el estrés de los atascos. Además, la mayoría de ciudades cuentan con un carril reservado para ciclistas donde éstos están mucho más protegidos de los accidentes.

Evitas los embotellamientos

Son una opción ideal para esquivar los congestionamientos en la ciudad. Aunque no puedas conducir por las aceras, siempre encontrarás espacios por donde podrás pasar esquivar los temidos atascos.

Haces ejercicio

Haces ejercicio, quemas calorías y disfrutas de la ciudad mientras pedaleas. Aunque la actividad física en estas bicicletas no es tan alta, consumes más calorías que yendo sentado en el coche sin llegar sudado a tu destino.

Facilidad para aparcar

Puedes aparcarlas en parkings o zonas reservadas para bicicletas, aunque por ser plegables también puedes llevarlas contigo a la oficina, a la facultad o el centro comercial y así evitas también que te roben la bici.

Ayudan a liberar el estrés

Está comprobado que andar en bicicleta por la ciudad ayuda a liberar el estrés y a despejar tu mente. Pasear en una bicicleta eléctrica en tus tiempos libres puede mejorar tu salud mental y hacerse sentir bien contigo mismo.

Inconvenientes

No pueden usarse en autovías

Su uso está restringido en carreteras de alta velocidad como son las autovías, con el fin de evitar accidentes. Por esta razón deberás planificar tus trayectos por avenidas y calles urbanas.

Su velocidad es limitada

Aunque son seguras por su baja velocidad, son más lentas que los scooters y ciclomotores.

Llaman la atención de los ladrones

Por ser bicicletas de gran valor, son más buscadas por los ladrones. Debes tener cuidado por donde transitas y tomar medidas de seguridad al aparcar, ya que son fáciles de robar y no requieren papeles para venderse como ocurre con otros vehículos.

Son más pesadas

Igual que las no eléctricas, las plegables con motor pueden son muy muy cómodas de abatir para meterlas en diferentes sistemas de transporte. Sin embargo, al llevar la batería y el motor, las eléctricas siempre son algo más pesadas que sus hermanas que son algo más livianas.

Incómoda para viajes largos

El asiento de las bicicletas plegables no es tan grande y confortable como el de otros vehículos de transporte personal. Para desplazarte dentro de la ciudad y recorrer distancias cortas-medias puede ser agradable, pero para viajes largos podría resultarte incómodo y matador (sobre todo en la entrepierna).

Llaman la atención de cualquiera

Generalmente estas bicicletas cuentan con diseños atractivos y singulares que aunque no tiene nada de malo siempre llaman la atención de cualquiera. Por esta razón es probable que al desplegarla en plena calle o quedar en un semáforo alguien te pregunte cosas como: ¿Cuánto te costó?, ¿andas en una bici para niños?, ¿dónde la compraste? Por esta razón, deberás estar consciente de que tarde o temprano tu bici plegable captará muchas miradas.

Poca cantidad de puntos de carga

Si necesitas cargarla en ruta, la realidad es que sigue siendo complicado encontrar puntos de carga para vehículos eléctricos. Aunque en varios países de Europa ya se han instalado para las bicicletas eléctricas, actualmente en España muchas ciudades aún no cuentan con estos sistemas. Sin embargo, en un futuro no muy lejano esto promete ser una gran ventaja para los usuarios de las bicicletas eléctricas.

Sentirás más los baches

Muchos modelos de bicicletas eléctricas plegables poseen ruedas pequeñas que, aunque facilitan su traslado y almacenamiento hace que se sienta más las irregularidades del terreno. Así, si vas por una calle de empedrada de adoquines o con pequeños baches es posible que te tiemblen los brazos por las imperfecciones y notes más las vibraciones que con bicicletas con las ruedas más grandes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *